La lluvia de hamburguesas y la creatividad que da sentido a tu vida

Si no has visto la película Lluvia de Hamburguesas es probable que te estés perdiendo de una gran dosis de insumos creativos o la verdad es que no te estás perdiendo de absolutamente nada, todo depende si traes un martillo en la mano.

Déjame explicarte.

Un día de esos de mucho encierro y flojera me puse a ver esta película animada que nunca me habría llamado la atención de no ser por esto que te voy a contar. Era de esas veces que ya no sabes ni qué poner en la tele.

El caso es que me puse a verla.

La historia se trata de un chavito científico que inventa un aparato para hacer comida gigante, antojos a gran escala que son el sueño de nosotros los flojos antojadizos.

Todo va bien hasta que las cosas se salen de control y a partir de ahí el protagonista tiene que regresar las cosas a la normalidad mientras se enamora, lo cual hace más difícil la historia (no importa cuando leas esto). Comida gigante y el amor de tu vida, una fórmula que claro que tenía que funcionar, no me refiero a que fue un gran éxito de taquilla sino a que meses más tarde esa película me iba a salvar el pellejo en un proceso creativo.

El reto de Carl’s Jr.

Estaba en las primera pláticas con el equipo de Carl’s Jr. porque estaban seleccionando una nueva agencia para llevar su comunicación creativa, un proceso que en el argot de agencias de publicidad se conoce como pitch y que básicamente se trata de cada agencia pichando su idea y propuesta de trabajo para que la empresa elija la que mejor le parezca.

Nosotros como Nett entramos casi al último para participar en este pitch que se trataba de un reto de venta sugestiva de tocino como un producto agregado a la hamburguesa.

El caso es que en la etapa de inspiración cuando estaba buscando referencias para construir la idea, me puse a ver infinidad de fotos y campañas de publicidad de hamburguesas.

Algunas de las referencias que iba guardando en el proceso

Muchas de ellas me parecían excelentes pero faltaba un elemento más coqueto, con sentido lúdico y a la vez lo suficientemente fuerte para que el tocino destacara.

La lluvia de ideas

Seguía busque y busque hasta que cambié la búsqueda en Google: de tener “hamburguesas publicidad” le puse “hamburguesas películas” y así el buscador me regaló el poster de la caricatura esta que te cuento del científico enamorado.

Ahí estaba.
En mis narices.
En el cajón de los recuerdos que parecen no tener sentido ni gracia alguna.

Escondida entre muchas fotos sofisticadas de foodporn y campañas creadas por publicistas gringos llenos de premios, la película Lluvia de Hamburguesas era el elemento ideal para construir la idea ganadora que no sería una lluvia de hamburguesas, sino una lluvia de tocino que, conectada a otros elementos como la facilidad cognitiva o el priming, me permitió construir la idea creativa con la que ganamos el pitch y comenzamos a trabajar con esta marca de gran renombre y sabor.

Te comparto aquí entre nos, algunas imágenes de la idea que presentamos, esperando que nadie me regañe.

La creatividad le da sentido a tu vida

Te cuento esto porque es necesario que entendamos que cuando nos declaramos como creativos, le damos oportunidad a muchas cosas que pueden tener potencial para construir nuevas ideas, así sean películas sin sentido ni profundidad aparentes.

Dicen en mi rancho que cuando traes el martillo en la mano a todo le ves cara de clavo. Yo digo que cuando eres creativo a todo le ves forma de un punto que puede ser conectado con otro; permitiéndome la obvia alusión al concepto de Steve Jobs.

Y así es como la creatividad te permite darle un nuevo sentido a tu vida, te abre las puertas de lo que sea.

Atasquémonos pues de hamburguesas y de películas y de series y de todo lo que tenga cara de punto; y si alguien te critica, échale la culpa a la creatividad.

Te cuento un poquito más en mi podcast.

Hago reseñas de libros y creo en el poder del verdadero storytelling.

Hago reseñas de libros y creo en el poder del verdadero storytelling.